Somos ambiente

$0

Material elaborado por el Área de Políticas Estudiantiles.
Instituto Nacional de Formación Docente. Ministerio de Educación de la Nación.
Coordinación del material: María Carolina DIANA MENÉNDEZ
Equipo de escritura: Luciana ARIAS, Natalia CERULLO, Santiago COLOMBO, Carlos Javier MORI, Milena NIERI, Anahí SVERDLOFF, Aldana TELIAS.

Hasta 12 pagos sin tarjeta con Mercado Crédito. Saber más
Compra con Mercado Crédito sin tarjeta y paga mes a mes
1
Agrega tu producto al carrito y al momento de pagar, elige Mercado Crédito.
2
Inicia sesión en Mercado Pago.
3
Elige la cantidad de pagos que se adapten mejor a ti ¡y listo!

Crédito sujeto a aprobación.

¿Tienes dudas? Consulta nuestra Ayuda.

Vendido por : Sintropica Categorías: , , ,

Descripción

¿Por qué decimos que “somos ambiente”?
El concepto de ambiente ha estado tradicionalmente asociado a las nociones de “entorno” o “medio” –de aquí la idea de “medioambiente”– y ha sido abordado como objeto de estudio únicamente desde las ciencias naturales. Sin embargo, en los últimos años –fundamentalmente a partir de la crisis ambiental que estamos atravesando como sociedad–se puso de manifiesto la complejidad inherente a la cuestión ambiental y la necesidad de encararla desde diferentes cosmovisiones, disciplinas y saberes: pasamos de considerar al ambiente como la sumatoria de elementos físicos, químicos y biológicos a comprenderlo en su dimensión social, histórica, económica, ética y política.
En la actualidad pensamos al “ambiente” como la relación que se establece entre la naturaleza, la sociedad y las culturas: es el resultado de las relaciones que las sociedades nos damos con los elementos naturales presentes en el espacio, que se expresan en el territorio con carácter dinámico e histórico. Todo lo que generamos para vivir proviene de la naturaleza, pero eso supone una intervención humana y, por lo tanto, se encuentra signado por intercambios, cooperaciones, intereses y disputas (como es el caso de los alimentos, los medicamentos o los distintos materiales que se utilizan para producir bienes, entre tantas otras cosas). No existe el ambiente «natural» o «artificial», sino una mixtura que nos inserta en un escenario de intencionalidades y responsabilidades que como sociedad tenemos en dicha construcción ambiental.
Esta concepción integral nos remite también a otro escenario en donde se hace presente una perspectiva de ambiente como un bien común, público y social y, en ese sentido, como un derecho humano fundamental e inalienable. Es esta dimensión la que nos señala el deber de pensarnos como educadoras y educadores que acompañan la construcción de ciudadanía comprometida con la vida y el ejercicio del derecho al ambiente sano y diverso.
Por todo esto, porque no podemos pensarnos por fuera del ambiente, viviendo en un entorno, y porque “el ambiente es un concepto complejo y dinámico (…) que se configura a partir de distintas dimensiones, como la social, cultural, política, económica, científico-tecnológica educativa, ética y ecológica, y sus múltiples interacciones”1, es que decimos que SOMOS AMBIENTE.